domingo, 27 de mayo de 2012

Pásesela Conmigo

La primera vez que escribí una entrada, pensé que algún día tendría mi propio blog que se sumaría a la lista de redes sociales inútiles que ya hacen parte de mi vida. Por fin tuve el ánimo y, por que no decirlo, el "desparche" suficiente para entrar al mundo blogero con algo propio.


Y para comenzar este asunto quisiera preguntarles algo. ¿Cuando leen un blog no se preguntan quien es el personaje tras bambalinas? ¿no les causa curiosidad saber quien habla con tanta seguridad de cuanto tema está de moda? Pues yo si me lo he preguntado y por eso, quiero en esta primera entrada hacerles una descripción del "suscrito".


Por mi extraña forma de redactar les debe resultar fácil deducir que soy abogado, aunque trato de no serlo. Odio el sustantivo "doctor" para referirse a los que estudiaron mi profesión. Por eso a diario, peleo incansablemente para que los señores celadores, las muy amables y mal llamadas "señoras del tinto" y, en especial, el resto de personajes que ejercen esta profesión, no me llamen "doctor" o cualquiera de sus variantes. 


Tampoco soporto a los abogados que hacen chistes burócratas: "Ole doctor como me le va, que hay de su vida, "disque" trabajando no? ja-ja-ja". Se los pido encarecidamente, absténganse de hacerlo. Esos mismos personajes son los que escriben textos inteligibles (he ahí una muestra), para su incomprensión por el resto del mundo.


No me gusta opinar de política. En un país tan falto de tolerancia, me parece jarto recibir insultos de personas que ni conozco. Tampoco opino de religión, me parece que tanto la política como ésta, tocan fibras sensibles de la gente, por lo que cualquier referencia a esos temas les puede resultar ofensiva. Como hincha del gloriosísimo Atlético Nacional, opino de fútbol, pero siempre de forma políticamente correcta, no porque los demás equipos no me parezcan malos, sino porque me parece innecesario entrar en discusiones donde finalmente nadie tiene la razón (porque si hay un juego que se puede considerar irracional en términos transitivos, es el fútbol). 


Me gusta toda la música, pero no se de nada; me criaron con salsa, pero escucho cualquier cosa que me suene bien. Mi plan favorito es bastante básico: X box, cerveza y una cama llena de doritos (podría vivir así toda mi vida). Me gusta el cine comercial, en especial las películas con altas dosis de testosterona. Por eso, les puedo asegurar que "the expandables" es una obra maestra del cine. Evito el cine independiente o el drama, por lo general salgo sintiéndome mal en cualquier forma: o tonto por no entenderlas o desagradecido con la vida. 


Los que me conocen, seguramente pensarán que esta descripción es bastante pobre para una persona con tantas "mañas". Pero es un lado que obviamente no quisiera mostrar a los queridos lectores. Aunque no nos digamos mentiras, los lectores del blog serán los mismos que conocen mi lado oscuro, con lo cual está descripción resulta inútil. Pero por si algún extraño se pierde en la web y llega por error aquí, dejó una autodescripción bastante amañada, para que no se hagan la misma pregunta que tantas veces me ronda: "¿quien es el guevón que escribe esto?" 


El nombre del blog es un sentido homenaje al "país del sagrado corazón", donde expresiones como "más sin embargo", "tuve un palpito" y "yo que le diga", son de uso frecuente entre el personal. La descripción de mi perfil, es un homenaje a mi abuelo, con la frase que lo inmortalizó y que describe perfectamente el sentido de este blog: Pásesela Conmigo!