martes, 4 de febrero de 2014

El Caudillo del futbol

El pasado 22 de enero, toda Colombia conmocionó con lesión de Radamel Falcao. Todo un país, espera expectante su recuperación. 


Lo curioso del asunto es el tipo de pasiones que ha despertado un simple jugador de fútbol, que van desde tristeza y resignación, hasta la ira sobre cualquiera que se atreva a ir en contra del sentimiento común.

A mi, personalmente, me parece que Falcao es sólo un buen jugador sobrevalorado en la selección, donde le quieren dar un peso que no tiene. Los números lo dicen: de los 27 goles a favor que obtuvo la selección Colombia durante las últimas eliminatorias, Falcao aportó 9, es decir, un 33% de los goles. Haciendo una comparativa, Luis Suarez, el goleador de las eliminatorias marcó 11 de los 25 goles del equipo uruguayo, lo que indica que en su cabeza tiene el 44% de la cuota ofensiva, casi la mitad. Eso quiere decir, que el poder goleador de Colombia no recae en cabeza de un solo jugador como sucede en el caso uruguayo.

Por otro lado, si descontamos los goles que Falcao marcó desde el punto penal, estaría con 6 goles, los mismo de Teófilo. Y hago el análisis del descuento, porque la probabilidad de acertar un tiro penal es bastante alta (80% fuente), lo que implica que, de entrada, Falcao ya tenía esos goles asegurados.

Estos datos indican que el ataque del equipo colombiano no se centró en Falcao, como lo quiere hacer ver todo el mundo. De hecho, el delantero colombiano nunca desenredo un partido salvo el encuentro con Paraguay en Barranquilla, donde anotó los 2 tantos de la victoria. Y no nos llamemos a engaños, Paraguay era último en las eliminatorias y demostró demasiadas debilidades defensivas frente a todos sus adversarios.

Por todo esto, resulta por lo menos extraño tanta efervescencia con la lesión y con los comentarios de los detractores. Al parecer el caudillismo que ha estado siempre presente en la historia del país, ha permeado el fútbol donde todos quieren buscar a un Mesías que los represente. Lo mas curioso de todo es que muchos de los que ahora sufren con la lesión de Falcao y atacan a quienes no estamos convencidos, son los mismo que hace 4 años, cuando el equipo no clasificaba al mundial, consideraban una pérdida de tiempo apoyar a un equipo "tan malo".

Así que hago un llamado a la cordura. Como bien lo decía Juan Cabrejo, Falcao no es el inventor de la cura para el SIDA. Es un jugador de fútbol que no merece tantas pasiones si se le mira objetivamente. En otras palabras, Falcao no es un caudillo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario